Mansfield Park, de Jane Austen

marzo 08, 2014

DATOS:

Autora: Jane Austen.
Título original: Mansfield Park.
Número de páginas: 563.
Año de publicación: 2013 (1814).
Traducción: Miguel Martín.
Editorial: DeBolsillo.


SINOPSIS:

Fanny Price es una niña todavía cuando sus tíos la acogen en su mansión de Mansfield Park, rescatándola de una vida de estrecheces y de necesidades. Allí, ante su mirada amedrentada, desfilará un mundo de ocio y de refinamiento en el que las inocentes diversiones alimentarán maquinaciones y estrategias de seducción. Ese mundo oculta una verdad peligrosa y sólo Fanny, desde su sumiso silencio, será capaz de atisbar sus consecuencias y amenazas.


MI OPINIÓN:

Este libro forma parte de la lectura conjunta organizada por Little Red y del reto de 12 clásicos de Océanos de páginas. Había leído que era de los libros más densos y profundos de Jane Austen, pero comparado con Emma, me ha costado menos engancharme, principalmente porque Emma al principio me caía un poco mal.

Pero en el mundo no existen tantos hombres de sólida fortuna como bonitas mujeres que los merezcan.

Como se puede ver en la sinopsis, Fanny Price es la sobrina del señor y la señora Bertram, de Mansfield Park. Su madre no hizo un casamiento tan bueno como su tía, y por eso los Price tienen más dificultades que sus familiares. Sus tíos la acogen para poder darle mejor educación que la que tendrá en su casa, y así Fanny pasa a vivir con ellos.
Al principio me parecieron unos hipócritas, simplemente acogían a Fanny para aparentar que eran buenas personas, pero lo cierto es que no la tratan como a un igual, debido a quién es su padre. Piensan que es inferior a ellos y que a veces es algo así como un objeto decorativo.

Fanny es una observadora la mayor parte del tiempo, ella está al lado de los protagonistas, que viven su vida sin reparar demasiado en ella excepto para cuando tienen que pedirle algo. La excepción sería su primo Edmund, que desde el principio se preocupa por ella, aunque sigue siendo egoísta en algunas ocasiones. También, al final del libro, diría que su tío la tiene en más estima que al principio, puede ser que como se ve olbigado a hacer un viaje largo y a ausentarse de su casa les eche a todos más de menos. Pero Fanny, aunque es la protagonista y lo vemos todo desde sus ojos, no interviene mucho en la historia porque, al igual que los demás la consideran inferior, ella piensa que debe estarles agradecida aunque a veces no la traten muy bien. Es muy dócil y fácil de contentar, y la mayoría del tiempo se calla lo que realmente piensa para no herir a los demás. Aunque a ella no la conozcan bien, tiene a los demás bien calados, gracias a que ha podido fijarse en los demás sin atraer su atención.

Aunque reúna todas las perfecciones del mundo, creo que no debería darse por sentado que un hombre tiene que ser aceptado por todas las mujeres que a él se le ocurra querer.

El libro es un poco denso, para que lo vamos a negar. Aunque no me costó nada engancharme, no es tan ameno como los otros dos que he leído de Austen. Eso sí, las descripciones de la personalidad de los personajes son más profundas, y tienen muchos matices. A veces no sabes muy bien a qué juegan, son indecisos y no saben muy bien qué camino tomar, y te sorprenden. A algunos les creía de una manera y luego van y dicen unas cosas... A veces les tenía en alta estima pero soltaban alguna perla luego... (y mi cara así ¬¬). Luego había otros que no me caían muy bien pero que no hacían ciertas cosas del todo mal, y aunque no les llegaba a apreciar, sí cambiaba un poco mi visión de ellos.
Eso sí, a la que he odiado desde la primera página es... La afortunada señora Norris. Es la cuñada de lord Bertram, la viuda del clérigo del lugar y a veces se piensa que Mansfield es suyo y se cree con más derechos que su hermana (aunque lo intente disimular... Mal), que es la señora de la casa. Trata a Fanny fatal, y me ha parecido la peor de todas. Sé que a los ingleses les gusta el sistema de clases, pero es que lo de esta mujer es excesivo. Aparentar es lo suyo.

Nadie se figura nunca estar aspirando a más de lo que merece.

Hacia el final del libro, Fanny deja Mansfield durante una temporada para visitar a sus padres, y el echar de menos el estilo de vida que ella llevaba hace que vea todo mucho mejor de lo que en realidad era. Es una persona demasiado buena, mi mirada era más crítica hacia los demás. Aunque, como ella, llegué a pensar medio bien en cierto momento de Mr. Crawford, al final me volvió a caer igual de mal que al principio. Esos dos hermanos no son trigo limpio, y se ve desde el principio.

El último capítulo del libro me ha parecido algo más precipitado que los de los otros libros, pero aun así me ha gustado cómo Austen lleva todo, más o menos, a su cauce. Los personajes comienzan a pensar en sus actos y cómo estos han afectado a los demás, hay más análisis de su comportamiento que en otros libros. Por esto quizá llegamos a comprenderlos mejor, aunque no se les pueda apoyar siempre.

Hay citas que me han encantado (como las que están en la reseña). Como ya dije en la reseña de Emma, Jane Austen me parece una autora muy inteligente y que sabía analizar a las personas. Me ha gustado, no tiene tanto romanticismo como otros libros de la autora, pero sin duda es una lectura esencial para todos los fans de Austen.

También puede interesarte:

0 comentarios

¡Hola! ¿Me vas a dejar un comentario? ¡Muchísimas gracias! Los leo todos e intento contestar cuando tengo tiempo, aunque no siempre me es posible.
Te agradecería que lo que comentases fuese desde el respeto a los demás, lo que se escribe aquí son opiniones y ya se sabe, cada uno tiene una :).

Entradas más vistas

Subscribe

Suscribirse

Blogs que leo