El gran Gatsby, de Francis Scott Fitzgerald

abril 17, 2014

DATOS:

Título original: The Great Gatsby.
Número de páginas: 183.
Año de publicación: 2008 (1925).
Editorial: DeBolsillo.

SINOPSIS:

Jay Gatsby, el caballero que reina sobre West Egg, el anfitrión de las noches sin tregua, pero también el triunfador marcado por el trágico sino de una soledad no pretendida, es el arquetipo de esos años veinte que se iniciaron con la Prohibición y discurrieron en el gansterismo y la corrupción política organizada. Protagonista de una década que culminaría con la catástrofe de 1929, su imagen de esplendor no hace sino anunciar un drama inevitable. Triunfo de perpetua juventud, brillantez animada por el exceso, fueron también las constantes de la vida de Francis Scott Fitzgerald, quien nos ofrece en El gran Gatsby una de sus obras mayores.

MI OPINIÓN:

Este libro le empecé a leer con una amiga, porque nos dijeron que reflejaba muy bien los años 20 estadounidenses, así que fuimos derechas a por él. Es un libro que se lee muy bien, y a mí me ha trasmitido muy bien ese ambiente de libertad y fiesta continua que fueron para muchos esos años. A casi noventa años de su primera publicación, este libro sigue leyéndose. Es uno de esos clásicos en los que se aplica en refrán: lo bueno, si breve, dos veces bueno.
He tardado un poco en leerlo porque, aunque no es largo, me ha pillado con exámenes y no podía leer todo lo que quería. Me enganchaba cuando me ponía a leer, pero no pasaba de un capítulo (o dos como mucho) al día porque las responsabilidades llaman... ;__;

En general me ha gustado. Nos lleva de lleno a los años 20, el periodo entre guerras en el que todo el mundo parecía disfrutar como si fuese a durar para siempre. El protagonista viene de un pueblo pequeño y en la ciudad se ve envuelto en fiestas, y las mejores se dan en casa de su vecino, el misterioso señor Gatsby. Le ve como alguien distante, que no es un amigo cercano de nadie, hasta que ve cómo su fachada se rompe por a un amor que tuvo hace años y debido al cual no es totalmente feliz.

Los personajes son tremendamente complejos, nadie es lo que parece a simple vista. Están los jóvenes que llegan de una zona más provinciana a la gran ciudad donde quieren prosperar, los ricos que hacen su vida sin preocuparse de los demás y aparentando lo que no son, pero sobre todo hay más de una persona infeliz. Todos quieren lo que no tienen, algunos por diversión, otros porque es una de sus metas en la vida. No se puede tener todo, y al final del libro la situación explota. El autor mueve a los personajes desde una situación envidiable a otra en la que no querrías estar por nada del mundo en un momento, porque su mundo se derrumba como un castillo de naipes.

Me ha gustado bastante cómo el libro narra la vida en los años 20, con esos despliegues de poder y derroche que al final acabaron con esa crisis mundial en 1929. Jay Gatsby es como el sueño americano, un don nadie que se forja una reputación y consigue fortuna. Nadie sabe de dónde viene ni cómo ha conseguido todo lo que tiene, pero todos le envidian y quieren acercarse a sus fiestas. Eso sí, está muy solo. Pocos le conocen en realidad y, aunque Nick, el narrador, diga que no le juzga, lo hace.

Hay otros personajes, como el matrimonio Buchanan, que no me han caído nada bien. Pasan por la vida de los demás arruinándola, aunque a veces nos pinten a algún personaje como débil. Son unos superficiales que siguen con su vida sin importarles lo que hagan, porque tienen dinero. Así es la mayoría de la gente aquí, si tienen dinero pueden arreglar casi todo, o huir hasta que a la gente se le olvide en lo que se han visto involucrados.

Lo recomiendo si se quiere leer un clásico y conocer los años 20 estadounidenses de primera mano, con un autor que juega con las emociones y pensamientos de los personajes haciéndolos muy complejos. Nadie es lo que aparenta, y me ha gustado mucho el desarrollo de los acontecimientos al final.

También puede interesarte:

0 comentarios

¡Hola! ¿Me vas a dejar un comentario? ¡Muchísimas gracias! Los leo todos e intento contestar cuando tengo tiempo, aunque no siempre me es posible.
Te agradecería que lo que comentases fuese desde el respeto a los demás, lo que se escribe aquí son opiniones y ya se sabe, cada uno tiene una :).

Entradas más vistas

Subscribe

Suscribirse

Blogs que leo