Las cenizas de Ángela, de Frank McCourt

julio 21, 2014

DATOS:

Título original: Angela's Ashes.
Número de páginas: 400.
Año de publicación: 1999 (1996).
Traducción: Alejandro Pareja.
Editorial: Maeva.

SINOPSIS:

«Cuando recuerdo mi infancia, me pregunto cómo pude sobrevivir siquiera. Fue una infancia desgraciada, se entiende: las infancias felices no merecen que les prestemos atención. La infancia desgraciada irlandesa es peor que la infancia desgraciada corriente, y la infancia desgraciada irlandesa católica es peor todavía.»

Así comienzan las memorias luminosas de Frank McCourt, que nació en Brooklyn en la época de la Depresión, hijo de padres recién llegados de Irlanda como inmigrantes, y se crió en los suburbios de Limerick, Irlanda. La madre de Frank, Ángela, no tiene dinero para dar de comer a sus hijos porque el padre de Frank, Malachy, rara vez trabaja, y cuando trabaja se bebe el sueldo.

Las cenizas de Ángela está empapado en todas sus páginas del asombroso humor y compasión de Frank McCourt. Es sorprendente que el autor haya vivido para contarlo. Que haya podido crear, a partir de esa miseria y esa pobreza, una obra maestra impecable es pura y simplemente milagroso.

Una obra extraordinaria en todos los sentidos. McCourt recupera mágicamente el amor, la dignidad y el humor de una infancia marcada por el hambre, la muerte y el dolor.

MI OPINIÓN:

Las cenizas de Ángela fue el libro que salió elegido con mis amigas, tenía ganas de leerlo porque era uno de esos pendientes que se pasan mucho tiempo esperando a que los leas, y por fin lo he hecho. Sabía más o menos de qué iba, me podía esperar algo, pero desde luego no me imaginaba todo por lo que pasó el autor en su infancia. Este es un libro autobiográfico y los personajes son reales, es la familia del autor. Y es por eso por lo que se hace más duro leerlo, porque sabes que hay familias que lo pasaron así de mal. Hay que ir preparado.

El que pide no escoge.

Desde Nueva York hasta Limerick, Frank McCourt nos cuenta cómo sobrevivía su familia (y no vivía, sobrevivía) con poquísimo dinero y casi mendigando. Al principio toda la historia es vista desde los ojos de un niño, y al no tener educación hay muchas cosas que desconocen y que no se les explican del todo. Se cae en el fallo de muchos adultos de creer que los niños no se enteran de nada, y mientras todos siguen sufriendo.

A mí me encantaría ser mayor e importante y pasearme con el catecismo rojo de la Confirmación, pero no creo que llegue a vivir tanto tiempo, en vista de que todos esperan que muera por esto o aquello. Me gustaría preguntar por qué hay tantas personas mayores que no han muerto por Irlanda ni por la Fe, pero sé que si haces una pregunta así te dan un capón o te mandan a jugar.

Aunque el tono del libro me ha parecido triste y depresivo a veces, la verdad es que en párrafos como el anterior me reía o sonreía. Hay un montón de escenas en las que se ve la hipocresía de los adultos, a veces pasan un poco de los niños y solo se preocupan de sí mismos. Malachy, el padre, muchas veces se bebe el dinero del paro antes de llevarlo a su casa para que coman sus hijos. Es verdad que cuando está con ellos les da su comida y apenas come él, pero es cierto que, como muchos en esa época, está dominado por la bebida. Da la impresión de que solo se preocupa por ellos cuando los tiene delante, si no parece que se olvida de que tiene varios hijos que alimentar, y Ángela, la madre, se desespera porque ve que están al borde de la inanición.

Es más fácil ayudar a los pobres y no estar hartos cuando se vive bien y con comodidades.

Nunca había leído un libro de este tipo, de memorias, y el pensar que todos estos personajes fueron reales hace que el libro sea mejor, aunque es más duro. No es lo mismo leer fantasía que realismo, y lo cierto es que la mayor parte del libro son penurias. Aunque me he reído por cómo el autor cuenta las cosas, lo cierto es que la historia tiene muchos momentos tristes. Eso sí, hay superación y te asombras de cómo la gente saca fuerzas de donde sea para salir adelante. A pesar de que algunos se quejen, lo importante es que ayudan, aunque racaneen lo que ofrecen. Hay personajes que me caían mal, no comprendía cómo siendo familia se portaban tan mal con unos niños que no han hecho nada.

¿Cómo vamos a practicar el ayuno y la abstinencia si para nosotros la Cuaresma dura todo el año?

La verdad es que llegando al final del libro tenía más esperanza y no solo por saber qué iba a pasar al final con él (ya que el libro es autobiográfico), sino porque mira la vida con otros ojos, sabe cuál es su objetivo y va a por él con todas sus ganas. Nos cuenta menos cosas de su adolescencia y el inicio de su vida adulta que lo que contaba de su infancia, porque no depende tanto de sus padres. Sabe cómo empezar a valerse por sí mismo y cada día es más independiente, aunque haya aprendido a base de golpes. Pero, aunque se vea la pobreza más dura y la enfermedad les ronde, se ve una historia de superación y de salir adelante por muy duras que sean las circunstancias que a mí me ha gustado mucho. No es del género que suelo leer, y no me arrepiento nada.

También puede interesarte:

0 comentarios

¡Hola! ¿Me vas a dejar un comentario? ¡Muchísimas gracias! Los leo todos e intento contestar cuando tengo tiempo, aunque no siempre me es posible.
Te agradecería que lo que comentases fuese desde el respeto a los demás, lo que se escribe aquí son opiniones y ya se sabe, cada uno tiene una :).

Entradas más vistas

Subscribe

Suscribirse

Blogs que leo