La letra escarlata, de Nathaniel Hawthorne

agosto 23, 2014

DATOS:

Título original: The Scarlet Letter.
Número de páginas: 255.
Año de publicación: 2010 (1850).
Traducción: J. Donoso, P. Serrano.
Editorial: DeBolsillo (Random House Mondadori).

SINOPSIS:

Ambientada en la Nueva Inglaterra de los puritanos del siglo XVII, La letra escarlata (1849) narra el terrible impacto que un simple acto de pasión desencadena en las vidas de tres miembros de la comunidad: Hester Prynne, una mujer de espíritu libre e independiente, objeto del escarnio público y condenada a llevar la "A" de adúltera; el reverendo Dimmesdale, un alma atormentada por la culpa, aunque digno de la estima general, y Chillingworth, un ser siniestro, cruel y vengativo, que maquina en la sombra.

MI OPINIÓN:

Este libro quería leerlo desde marzo, por conocer un poco más del Estados Unidos de la época, y gracias al Summerthon me he animado a hacerlo ahora. Me lo habían recomendado como clásico, pero después de leerlo puedo decir que no es de los que a mí me emocionen o me enganchen. Lo he leído en pocos días, y eso que a veces me costaba engancharme.

Como no es muy largo, no quita mucho tiempo. Lo malo en mi caso es que el estilo del autor, principalmente, no me ha llegado a gustar. Al principio se me hacía pesado, no es como otros clásicos que aunque sean enrevesados con las palabras me gustan y me enganchan. Hawthorne se enrolla demasiado para mi gusto (el prólogo me pareció larguísimo, lleno de datos que para mí eran innecesarios), y hay capítulos enteros sobre los pensamientos y preocupaciones de algún personaje a los que creo que les faltaba algo de dinamismo. No es que no me guste leer este tipo de libros, porque por ejemplo, Jane Austen en Mansfield Park hace un análisis tremendo de los personajes, pero no me pareció tan tedioso como esto. Tal vez parte de culpa la tenga ese fanatismo religioso de los puritanos, y es que me ha saturado tanta oración y temor de Dios. Es la religión llevada al extremo.

Hester carga con la culpa de más personas, porque se queda embarazada de alguien que no es su marido (un hombre al que nunca quiso y que estuvo ausente cuando sucedió) y automáticamente todo el mundo la margina, también algo normal dentro de esa sociedad. El problema es que hay más culpables y únicamente ella es el objetivo de las burlas de los demás y la separación de la vida en comunidad, porque se niega a dar el nombre del padre y este no declara su complicidad. El padre me ha parecido un cobarde y un hipócrita, un personaje con dos caras. En realidad había pocas personas que me gustasen del libro, creo que solo se salvan Hester y su hija. Hay algunos que evolucionan, pero otros, como Chillingworth, son bastante planos. No cambia nada desde el principio de la narración, si acaso se acentúan sus problemas. En Hester sí que se aprecia más cambio, su personalidad cambia cuando lleva la letra en el pecho y su hija hace que vea las cosas de otra manera. El autor dice muchas veces que la salvó de llevar un mal camino y que su influencia sobre su madre era para bien.

Eso sí, se encuentran muchísimas referencias a la religión y la moralidad de los puritanos, como no podía ser de otra manera. Religión y ley era prácticamente lo mismo, y la superstición sobre brujería estaba a la orden del día. Cualquiera que no tuviese un comportamiento ejemplar era objeto de sospecha, y normalmente no acababan muy bien. Era fanatismo extremo y nada sano, muchos eran prácticamente esclavos y ponían en peligro su salud por lo que podían oír en el sermón. Me ha gustado leer sobre esto para informarme más sobre esta época, porque lo que sabía era por libros de historia o por la televisión, y está bien leer algo de literatura que hace referencia a estos años.

En general está bien, me ha gustado conocer más de estos colonos norteamericanos pero me lo pensaré dos veces antes de volver a leer a Hawthorne, porque más de una vez se me ha hecho un poco pesado.

También puede interesarte:

0 comentarios

¡Hola! ¿Me vas a dejar un comentario? ¡Muchísimas gracias! Los leo todos e intento contestar cuando tengo tiempo, aunque no siempre me es posible.
Te agradecería que lo que comentases fuese desde el respeto a los demás, lo que se escribe aquí son opiniones y ya se sabe, cada uno tiene una :).

Entradas más vistas

Subscribe

Suscribirse

Blogs que leo