El océano al final del camino, de Neil Gaiman

noviembre 16, 2014

DATOS:

Título original: The Ocean at the End of the Lane.
Número de páginas: 236.
Año de publicación: 2013.
Traducción: Mónica Faerna.
Editorial: Roca Editorial.

SINOPSIS:

Un hombre vuelve a la zona donde vivió hace cuarenta años para asistir a un funeral. En un arranque incomprensible e inesperado, decide acercarse a la casa de su amiga de la infancia, Lettie. Y es ahí donde los recuerdos que no sabía que tenía empiezan a fluir, como el océano que Lettie insistía que era, en realidad, su estanque. La memoria se mezcla con la fantasía mientras el protagonista nos cuenta un viaje imposible, en un mundo que puede o no existir, repleto de monstruos imaginarios que se hacen reales en el relato de ese niño de siete años. Tan reales como los monstruos que los adultos sí podemos entender y temer, y ante los que la única defensa con la que cuenta el niño son las tres mujeres que viven al final del camino.

MI OPINIÓN:

Este libro lo quería leer desde hace tiempo, y me decidí cuando tres blogs organizaron una lectura conjunta: Pandas Can Read, El bosque de Marbaden y El laberinto de la sirena. Nunca he leído nada de Gaiman antes de este libro, y he quedado tan enamorada que pienso leer American Gods, libro que tengo desde hace tiempo en mi estantería, en cuanto tenga oportunidad.

Es por la erosión de los electrones, más que nada. Hay que mirar las cosas muy atentamente para poder ver los electrones. Son esas cositas minúsculas que parecen sonrisas diminutas. Los neutrones son grises y parecen ceños fruncidos. Estos electrones son demasiado sonrientes para ser de 1912, así que he examinado bien los bordes de las letras y el rostro del viejo rey, y todo parece demasiado nuevo. Incluso en las zonas más desgastadas, es como si hubieran querido darles ese aspecto a propósito.

Este libro es especial, de esos que recuerdas aunque haya pasado mucho tiempo. Aunque puede parecer raro en algunos momentos, hay tanta imaginación en un libro tan corto que se pasa volando. Un hombre vuelve al lugar donde creció, y decide visitar la casa de una amiga de la infancia. Cuando está frente al estanque de la propiedad, empieza a recordar ciertos sucesos que le ocurrieron con siete años, y que parece haber olvidado. No se puede contar nada más sobre el argumento, porque esta maravilla hay que descubrirla por uno mismo.

Oh, los monstruos sí tienen miedo. Por eso son monstruos. Y en cuanto a los adultos... Te voy a decir algo muy importante: por dentro, los adultos tampoco parecen adultos. Por fuera son grandes y desconsiderados y siempre parece que saben lo que hacen. Por dentro, siguen siendo exactamente igual que han sido siempre. Como cuando tenían tu edad. La verdad es que los adultos no existen. Ni uno solo, en todo el mundo.

Parece que la realidad se mezcla con la fantasía, porque conocemos la historia desde el punto de vista de un niño. En algunas ocasiones te preguntas si lo que pasó es verdad, en otras si la realidad es una farsa y lo que es verdad es lo que los adultos no quieren creer. Tiene partes muy interesantes que te dejan con una sonrisa en la cara, aunque la escena no sea muy alegre. Gaiman juega con las emociones y, desde el punto de vista de un niño, todo se ve diferente. Lo que podría no parecer importante para un adulto es un mundo para él, y vuelves a recordar cómo era ver las cosas así.

Un relato solo importa, sospecho, en la medida en que los sucesos que narra cambian a sus protagonistas. Pero yo tenía siete años cuando sucedieron estas cosas, y cuando todo terminó seguía siendo exactamente el mismo que al principio, ¿no? Y todos los demás también. Seguramente tampoco habían cambiado. La gente no cambia.
Sin embargo, hubo cosas que sí cambiaron.

El libro, por más que sea corto, creo que hay que leerlo tranquilamente y dejando reposar las cosas cuando lo cerramos. No es un libro al uso, tiene tanta magia entre sus páginas que creo que no se debería leer de corrido. Me ha encantado poder leerlo en esta lectura conjunta, podéis ver los avances en Twitter con el hashtag #lcocéanogaiman. Si no lo habéis leído, os lo recomiendo encarecidamente, sobre todo si no habéis probado nada del autor.
¿Conocíais el libro? ¡Nos leemos!

También puede interesarte:

0 comentarios

¡Hola! ¿Me vas a dejar un comentario? ¡Muchísimas gracias! Los leo todos e intento contestar cuando tengo tiempo, aunque no siempre me es posible.
Te agradecería que lo que comentases fuese desde el respeto a los demás, lo que se escribe aquí son opiniones y ya se sabe, cada uno tiene una :).

Entradas más vistas

Subscribe

Suscribirse

Blogs que leo