Ana, la de Avonlea, de L.M. Montgomery

diciembre 14, 2014

DATOS:

Título original: Anne of Avonlea.
Número de páginas: 292.
Saga: Ana, la de Tejas Verdes II.
Año de publicación: 2013 (1909).
Traducción: Elena Casares Landauro.
Editorial: Toromítico.

SINOPSIS:

Desde que llegó a Tejas Verdes siendo una imaginativa niña pecosa de 11 años, que a pesar de su facilidad para meterse en líos se ganó el cariño de toda la gente de Avonlea, Ana se está haciendo mayor y llega ahora el momento de convertirse en una joven mujercita. A sus dieciséis años ha madurado mucho, aunque una gran parte de ella sigue siendo tan rebelde como su rojo cabello.
En Ana, la de Avonlea, el tierno personaje creado por la canadiense L. M. Montgomery se enfrenta a nuevos retos como maestra de la escuela y fundadora de la Sociedad de Fomento de Avonlea, sociedad juvenil pensada para mejora del lugar. Su imaginación y su vitalidad seguirán haciendo que se vea envuelta en divertidos malentendidos y nuevos problemas que tendrá que resolver. Mientras Ana Shirley se convierte en mujer, sus aventuras y ocurrencias nos divertirán y tocaran nuestro corazón.

MI OPINIÓN:

Hace años que leí Ana, la de Tejas Verdes es una edición que me regalaron y que se descatalogó. Ahora, gracias a Toromítico, podemos continuar la estupenda historia de la vida de Ana, que tiene encanto como pocas. Me puse muy contenta cuando supe que se iban a reeditar, y encima ediciones con ilustraciones.

La trama de este libro dura dos años, en los que Ana es maestra en la escuela de Avonlea. Empieza a trabajar con 16 años y sigue siendo esa chica con una gran imaginación que encontramos en Ana, la de Tejas Verdes. Es menos revoltosa y más madura, aunque muchas veces empiece a divagar y algunos de los que están a su alrededor no la sigan. Como en el anterior, seguimos la vida de Ana a través de capítulos y acontecimientos de su vida. No hay una trama principal que guíe los pasos, es simplemente la vida de Ana, y ese es el encanto principal del libro.

-Ana, creo que solo dices tonterías.
-Pues claro que sí, querido. ¿No sabes que solo los más tontos son los que hablan en serio todo el tiempo?

Los personajes a los que ya conocíamos siguen tan encantadores como siempre: Ana con esa genialidad que la caracteriza, Marilla, Diana, la señora Lynde, Gilbert... Ay, Gilbert, no me gusta nada tu nombre traducido pero el personaje es genial, es tan adorable... También conocemos a personajes nuevos: vienen alumnos a la escuela de Ana, como Paul Irving, un niño que me ha sacado más de una sonrisa con esa imaginación; y los mellizos Davy y Dora, que no me parece que evolucionen mucho como personajes pero que hacen su papel. Sí tengo ganas de saber de ellos en los siguientes libros, porque prometen. Los niños, tanto en la escuela como en Tejas Verdes, me han hecho reír más de una vez. Montgomery les da la inocencia que ya Ana no tiene, y las escenas en las que aparecen están llenas de ternura.

Marjory White, que tiene diez años, quería ser viuda. Cuando le pregunté por qué, me dijo gravemente que si una no se casa la gente la llama solterona, y si se casa, el marido le da órdenes; pero siendo viuda no habría peligro ni de una cosa ni de la otra.

También tengo que mencionar a Hester Gray y su jardín (me lo imagino precioso) y, cómo no, a la señorita Lavendar. Gracias a ella vivimos una historia preciosa al final del libro, y como dice Ana, tomar el camino equivocado fue uno de los mejores errores de su vida. También, enlazado a esta historia, se ve cómo los personajes evolucionan y se van encauzando sus caminos. La universidad, gente que se empieza a comprometer... La escena final, como en el libro anterior, me pareció tan bonita y tan tierna que es de esas que lees varias veces con una sonrisa en la cara.

Se lee muy bien y los capítulos no son largos, con lo que el libro se hace muy ameno. Hay ilustraciones a veces antes de los capítulos, y también a mitad del libro hay fotos antiguas de paisajes e ilustraciones de flores, que da originalidad a la edición. En mi opinión, este libro ayuda a desconectar muy fácilmente, porque Ana transmite tanta energía y buenas vibraciones que para mí es imposible que no se contagie algo. El estrés del día se libera leyendo la historia de Ana.

Saga Ana la de Tejas Verdes:
  1. Ana, la de Tejas Verdes.
  2. Ana, la de Avonlea.
  3. Ana, la de la isla.
  4. Ana, la de Álamos Ventosos.
  5. Ana y la casa de sus sueños.
  6. Ana, la de Ingleside.
  7. El valle del arco iris.
  8. Rilla, la de Ingleside.

También puede interesarte:

0 comentarios

¡Hola! ¿Me vas a dejar un comentario? ¡Muchísimas gracias! Los leo todos e intento contestar cuando tengo tiempo, aunque no siempre me es posible.
Te agradecería que lo que comentases fuese desde el respeto a los demás, lo que se escribe aquí son opiniones y ya se sabe, cada uno tiene una :).

Entradas más vistas

Subscribe

Suscribirse

Blogs que leo