La portadora de almas, de Victoria Vílchez

enero 11, 2015

DATOS:

Número de páginas: 298.
Año de publicación: 2014.
Editorial: Kiwi.

SINOPSIS:

Casandra no es una chica normal. Desde su infancia ha vivido torturada por su don. No solo es capaz de ver las almas que han quedado atrapadas en su mundo, sino que además tiene la capacidad de guiarlas a través del túnel que conduce al más allá.
La aparición de Gabriel, un chico desconocido que parece conocer su secreto, la situará en medio de una vieja lucha que lleva siglos desarrollándose.
Mientras Casandra descubre quién es realmente Gabriel y la irracional atracción que siente por él se transforma en algo más profundo, tendrá que lidiar no solo con los fantasmas que la acosan, sino con aquellos que ansían hacer uso de su poder.
¿Y si todo lo que pudieras hacer para salvar a la persona que amas, fuera condenar tu alma?

MI OPINIÓN:

Empecé a leer este libro porque la temática me llamaba bastante la atención: una chica que puede ver y ayudar a los fantasmas, un chico misterioso que parece conocerla... A pesar de esa «atracción» que me echaba un poco para atrás, porque tenía pinta de instalove, le di una oportunidad y, aunque no me ha entusiasmado, al menos ha cumplido la función de entretener.

Casandra es la protagonista, una chica que pertenece a una familia con habilidades especiales: su abuela podía ver el futuro, su prima Lena ve las auras de la gente, su prima Mara siente las emociones de los demás como si fuesen de ella... Y Casandra ve fantasmas, y a veces los acompaña hasta la puerta del otro lado. Es una chica que al principio me caía bien, porque era más responsable que la mayoría de las chicas de su instituto. Al principio, porque luego (hacia la mitad del libro, o un poco antes), como diría una amiga que vio esta frase en una telenovela, «se le resbala el piso» (sí, pensad mal) por el protagonista masculino. Deja de pensar con claridad y ya tenemos ese amor instantáneo, de los que dan su vida el uno por el otro aunque se hayan cruzado apenas tres o cuatro veces. A mí me gustan mucho las historias de amor que se desarrollan lentamente, las disfruto mucho más porque me parecen más reales, y con este tipo de amoríos se me amarga la lectura. Aquí una cita con spoilers tapados porque desvela parte de la trama, pero que recuerda a esto:

Tenía *milenios de existencia* a sus espaldas y sin embargo allí estaba, terriblemente preocupado por una chica de tan solo diecisiete años. No podía entender qué veía en ella ni por qué estaba dispuesto incluso a pactar con *demonios* para mantenerla a salvo. [YO TAMPOCO LO ENTIENDO].

Abajo los instalove.
Gabriel, el protagonista masculino del que hablo, me ha gustado algo más que Casie. El misterio se olía pero no he terminado de acertar (completamente, pero sabía por dónde iban los tiros), y me ha gustado su «trabajo». Eso sí, volvemos al amor rápido, que en su caso, no sé por qué, me resulta algo más creíble. Será por su naturaleza, o porque cuando le conocemos él ya había visto a Casie antes y le había dado tiempo a sentir algo por ella. Eso sí, de la historia de estos dos tengo que decir que hay un momento llegando al final (capítulo 21) que me ha parecido muy bonita y muy emotiva.

De los secundarios, me parece destacable Lena, que además de ser prima es la mejor amiga de Casandra y la que mejor la comprende. Aunque es un poco cabeza loca, me gusta cómo se comporta porque apoya a su prima hasta el final y tiene las cosas claras. Ella también tiene una historia de amor que me ha gustado algo más que la de los protagonistas, porque la de Casandra y Gabriel me ha parecido una pastelada. Ya me ha pasado que me gusten más los secundarios que los protagonistas, y no suele ser buena señal.

Algo bueno que tiene el libro es que se lee rápido. No es muy largo, y como la trama no es nada complicada leía un capítulo de vez en cuando en los descansos del estudio. Cuando estaba llegando al final, por una parte la trama me llamaba y quería saber cómo se solucionaba todo, pero por otra quería terminar el libro para poder ponerme con otro que disfrutase más. Tal vez se ha visto condicionado por mis lecturas anteriores, que en general me han gustado mucho y con este he sentido que el nivel bajaba. La verdad es que me hubiese gustado más si la historia de amor no hubiese sido tan precipitada y una pastelada, porque la literatura juvenil me gusta mucho.

En fin, a mí no me ha gustado mucho, tiene sus cosas buenas pero no es de los que te marquen. Está bien para descansar de lecturas más densas, distrae y entretiene por lo que cumple su función.

También puede interesarte:

8 comentarios

  1. Odio los insta-love, y lo peor es que no sólo invaden la literatura juvenil, sino también la romántica... Que ascazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son horribles, es que amargan toda la trama.

      Eliminar
  2. Este tipo de libros es bueno para eso, para entretenerte cuando no te apetece nada complicado y punto, pero como bien dices, no marcan! Jjeje Un saludito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, para pasar el rato están bien, pero no llenan xD

      Eliminar
  3. ¡Holaaaa!
    Yo lo leí con muchas ganas porque le tengo mucho cariño a esta autora pero la verdad es que me decepcionó, tal vez me esperaba otra cosa, pero a mi parecer todo sucede demasiado rápido para ser un amor creíble.
    Un besitoooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, es que esto que está de moda en la juvenil de amoríos tan rápidos... Como que no.

      Eliminar
  4. ¡Hola!

    Gracias por la reseña ^^ No me llama mucho, así que lo dejaré pasar por esta vez, que tengo muchos pendientes.

    Besicos :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo casi lo tendría que haber dejado pasar xD

      Eliminar

¡Hola! ¿Me vas a dejar un comentario? ¡Muchísimas gracias! Los leo todos e intento contestar cuando tengo tiempo, aunque no siempre me es posible.
Te agradecería que lo que comentases fuese desde el respeto a los demás, lo que se escribe aquí son opiniones y ya se sabe, cada uno tiene una :).

Entradas más vistas

Subscribe

Suscribirse

Blogs que leo