Frankenstein, de Mary Shelley

agosto 18, 2016

DATOS:

Título original: Frankenstein, or the Modern Prometheus.
Número de páginas: 288.
Año de publicación: 2015 (1818).
Traducción: José C. Vales.
Editorial: Austral.

SINOPSIS:

«¡Creador insensible y despiadado...! Me otorgasteis sensaciones y pasiones, y luego me arrojasteis al mundo para desprecio y horror de la humanidad.»

Aquel «verano húmedo y desapacible» de 1816 «me entretuve pensando una historia que consiguiera que el lector tuviera pavor a mirar a su alrededor, que le helara la sangre y que acelerara los latidos de su corazón», Mary Shelley en la introducción a la edición de 1831 sobre cómo se forjó Frankenstein.

MI OPINIÓN:

Este libro llamó mi atención gracias a la serie Penny Dreadful, porque anteriormente, tal vez por las versiones que se han hecho en el cine de la historia (y que se alejan bastante del original), no había tenido ganas de leerlo. En la serie aparecen unos personajes bastante tocados, obsesionados por lo que han hecho, y eso fue lo que me llamó la atención: el que pensasen en las consecuencias de sus actos.

Cuando se piensa en Frankenstein, la mayoría de la gente piensa en el monstruo, en la criatura, en lugar de en el doctor Victor Frankenstein, que es realmente por quien se nombra la historia. A su criatura nunca se le da nombre. La historia empieza con un aventurero que escribe cartas a su hermana desde su barco y le cuenta que ha rescatado a un hombre perdido en el hielo y que iba persiguiendo a alguien. Así, Frankenstein, el rescatado, comienza a contar su historia a este hombre, que a su vez se la envía a su hermana por carta.

El libro se centra más en la relación entre ellos y en las consecuencias de haber creado al monstruo que en el proceso de creación. De hecho, se dice que no se cuenta el proceso para que nadie más lo repita, porque está tan arrepentido de haberlo hecho que no quiere que nadie más caiga en su error. Él quiso jugar a ser un dios y le salió el tiro por la culata, pero en parte podría ser culpa suya: abandonó a su criatura en un mundo donde no podía defenderse, pasando hambre y frío y sin medios para aprender a protegerse. Esto es lo que provoca que termine siendo un ser que busca venganza y que no se detendrá ante nada para hacer sufrir a su creador, porque quiere que él lo pase tan mal como lo pasó la criatura en sus inicios.

Me he pasado el libro sintiendo pena por estos dos personajes. Victor Franskenstein fue un irresponsable, una persona que al principio no vivía más que para el saber y la ciencia, pero esa obsesión se le fue de las manos. Cuando consiguió lo que quería, tuvo tanto miedo y sintió tanto asco que no tuvo problema en abandonar lo que había creado. Por otro lado, se ve que la criatura no nace con odio ni resentimiento: al principio tiene miedo, quiere aprender y ser querida, pero todo el mundo la juzga por su aspecto. Se hacen mucho daño el uno al otro, y esto hace que el libro sea una desgracia tras otra. Hay momentos felices, pero son los mínimos. Es de las historias que más pena me han dado, porque por unas decisiones equivocadas sufre muchísima gente. La criatura acaba siendo un ser que solo vive para la venganza, y Victor Frankenstein alguien que vive obsesionado por lo que hizo y preocupado por todas las personas a las que quiere o aprecia.

No se puede clasificar fácilmente a la víctima y al verdugo en esta historia, porque ambos personajes principales lo son. Las acciones de uno se derivan de lo que hizo el otro anteriormente, y por eso la historia se llena de resentimiento. Es una historia que te hace pensar sobre las consecuencias de nuestros actos y juzgar de antemano a la gente. La historia me ha dado mucha pena porque, si los personajes hubiesen actuado de otra manera y siendo conscientes de lo que hacían –especialmente Victor, que estaba dando vida–, las cosas hubiesen sido de otro modo y no tan tristes. Me ha parecido un libro muy interesante y que puede gustar a mucha gente, aunque la historia sea triste.

También puede interesarte:

6 comentarios

  1. ¡Este libro es una maravilla! A mi me tuvo dándole vueltas días todo lo que propone…
    Victor también me daba pena al principio pero acabé odiándolo un poco xD La criatura me parece un personaje fascinante y en ese sentido con todas sus debilidades, miedos y dudas existenciales, creo que queda muy bien reflejado en Penny Dreadful, ¿Verdad?
    La verdad que es una historia que no tiene nada que ver con la imagen que nos hay llegado a través de las pelis…¡Hay que leerlo! :D
    Un bsote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una pasada, todavía pienso en él...
      Jeje Victor es que cae un poco mal, ¡si es que la lía parda por sus ansias y su ego! La criatura está muy representada en Penny Dreadful, sentí casi lo mismo que con el libro: da penilla y ves que odia a Frankenstein con toda su alma xD además, las conversaciones que tiene con Vanessa Ives son geniales.
      Efectivamente, hay que leerlo ^^. ¡Un beso!

      Eliminar
  2. ¡Hola! ^^
    "Frankenstein" es uno de mis clásicos preferidos. No pensé que me gustaría tanto, pero me sorprendió mucho, porque pensaba que por la forma en la que está escrito se me haría un poco pesado, pero nada más lejos. Me enganchó muchísimo, así que si hubiese tenido el doble de páginas no me habría importado.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una pasada, desde luego engancha que no veas :).

      Eliminar
  3. Hola :) Desde hace años lo quería leer. Llego Penny Dreadful, que me hizo investigar sobre la criatura (que yo no sabía que no tenía nombre hasta que investigue por la serie) y volvieron mis ganas. Pero como la pila es tan grande se me va olvidando siempre. Lo peor, mi pareja me regalo la edición de tapa dura de Austral, y aquí esta, en la pila. Sabes que ha pasado ahora mismo, si, que quiero leerlo, ¿será la vencida?. Lo veremos. Un abrazo^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Penny Dreadful nos ha llevado a mucha gente a este libro, por lo que parece :P. ¿A qué esperas teniendo esta edición? Motiva a leer, es como leer el libro antiguo, según es el tacto. ¡Ánimo!

      Eliminar

¡Hola! ¿Me vas a dejar un comentario? ¡Muchísimas gracias! Los leo todos e intento contestar cuando tengo tiempo, aunque no siempre me es posible.
Te agradecería que lo que comentases fuese desde el respeto a los demás, lo que se escribe aquí son opiniones y ya se sabe, cada uno tiene una :).

Entradas más vistas

Subscribe

Suscribirse

Blogs que leo